A la vuelta del verano oirás hablar del TTIP

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 Filament.io 0 Flares ×

Grandes empresas, partidos políticos y medios de comunicación afines y al servicio del capital se esfuerzan por cerrar, salvando los muebles y disimulando sus vergüenzas, un acuerdo para iniciar una nueva legislatura que les permita tener las manos libres para comprometer a España en los tratados de libre comercio con Canadá y EEUU. Los llamados CETA y TTIP.

¿Qué es el TTIP?

El Tratado Transatlántico de Comercio e Inversiones (TTIP) es un acuerdo comercial entre la Unión Europea y Estados Unidos que pretende equiparar las normativas a ambos lados del océano.

En pocas palabras, es el nuevo caballo de troya. La Comisión Europea, el Gobierno Estadounidense y las grandes empresas están vendiéndonos el acuerdo como el antídoto definitivo contra la crisis. Sin embargo están ocultando una pérdida de derechos sin precedentes.

¿Qué implica?

Una rebaja aún mayor de derechos y más privatizaciones para la ciudadanía europea. Quieren eliminar las barreras al comercio para crear un gran mercado que beneficie a las grandes empresas. Pero estas barreras regulan y protegen nuestros derechos sociales y ambientales.

Se esta negociando en completo secreto. Desde junio de 2013, la Comisión Europea, el Gobierno estadounidense y los grandes lobbies empresariales se reúnen a espaldas de la sociedad para negociar las condiciones del tratado.

¿Cómo te va a afectar?   

  • Aumentarán los recortes en derechos laborales. En EEUU los convenios de la Organización Internacional del Trabajo ni siquiera están reconocidos.
  • La privatización de los servicios públicos irá a más y contará con muchísimas más facilidades: sanidad, educación, agua…
  • Las grandes empresas contarán con más privilegios. Si en algún momento operan en la UE y consideran que su rentabilidad no era la esperada, tendrán la capacidad de demandar a los Estados exigiendo indemnizaciones millonarias,  que por supuesto, procederán de dinero público.
  • Alimentos, medicamentos y otros productos no se someterán a los controles actuales. Comeremos alimentos con transgénicos, hormonas, cloro y un largo etcétera sin saberlo.
  • El fracking tendrá vía libre. Esta técnica para extraer gas, tan dañina para la salud y el medio ambiente, se implantará con gran facilidad. Además importaremos este gas desde EEUU, lo que pondrá en riesgo los objetivos de la UE para frenar el cambio climático.

Washington quiere que la UE pueda hacer pruebas con animales en el sector de cosméticos y que la Comisión Europea acepte “un nivel bajo” de alimentos genéticamente alterados

Las amenazas más importantes para la sanidad pública contenidas en el Tratado son:

Los gobiernos no podrán recuperar los servicios externalizados o privatizados, aunque sean un desastre y sus gastos exorbitantes (como los hospitales PFI de Madrid o de Vigo, que multiplican por siete su coste real).

Las empresas podrán garantizar y proteger sus inversiones con un arbitraje Inversionista – Estado, que otorga a las corporaciones el derecho de demandar a un gobierno que tome decisiones que dañen sus ganancias, al margen de los tribunales nacionales de justicia.

Uno de los principales objetivos del tratado es conseguir la privatización de los servicios sanitarios, que son vistos por los inversores privados y por la industria farmacéutica de tecnologías sanitarias como enorme lista de compras.

En el desarrollo de esta estrategia ya se han ido dando pasos importantes en España a lo largo de los últimos años: La financiación público-privada para construir los nuevos centros sanitarios; la externalización de servicios de información (historia clínica electrónica, centrales de llamadas y de información a los usuarios); las actividades de evaluación de tecnologías, compra de recursos y planificación sanitaria; los servicios diagnósticos (laboratorios, diagnóstico por imagen..), las Centrales de Compras, etc.;  que hasta ahora eran competencia de los gobiernos y de las administraciones sanitarias;  la gestión de los centros sanitarios a través de múltiples formas de gestión privada (Ley 15/97); y ahora pretende  privatizar las actividades asistenciales de los servicios para lo que están desarrollando (con una  fuerte oposición profesional)  las Unidades de Gestión Clínica, que trasformarán los servicios en empresas independientes con presupuestos propios y capacidad para comprar y vender sus servicios lo que permitirá a los inversores privados identificar las principales áreas de negocio, condicionar las compras de equipamiento, las actividades y las normas de actuación(según su interés empresarial). El Tratado haría imposible dar marcha atrás en estas decisiones, ya que abre a las concesionarias la posibilidad de recurrir a las entidades arbitrales para compensaciones millonarias en base al lucro cesante (el dinero que dejarían de percibir en unos negocios tan jugosos).

El CETA:

El Acuerdo integral de Economía y Comercio o Comprehensive Economic and Trade Agreement (CETA) es un tratado de libre comercio entre Canadá y la Unión Europea.
Fue firmado por líderes canadienses y europeos en Ottawa el 26 de septiembre de 2014 tras diez años de negociaciones.

El acuerdo debe ser aprobado por el Consejo de la Unión Europea y el Parlamento Europeo. Si se aprueba, comenzará a tener efecto en 2016.

No sirve de nada frenar el TTIP o quitar la cláusula ISDS, si no se tumba también el CETA. Al tener Canadá y EE UU una economía integrada, todas las grandes empresas petroleras, farmacéuticas o del agronegocio, tipo Montsanto, podrán recurrir al CETA para demandar a los Estados de la UE. Es como si vienen a robarte a tu casa y sólo proteges una de las dos puertas de la vivienda.

Es el primer tratado que engloba a los gobiernos autonómicos y municipales, todos sus gastos y políticas. Lo que afectaría por ejemplo a los movimientos para remunicipalizar los servicios.

https://stop-ttip.org/es/sobre-la-stop-ttip/

 

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 Filament.io 0 Flares ×

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


*